Noticias

  • Redacción
  • 19 Mayo 2020

Carta Abierta al Consejo Superior de Deportes

Desde la Asociación Nacional de Instalaciones de Pádel (ANIP) nos dirigimos al Consejo Superior de Deportes (CSD) para aportar nuestro punto de vista sobre el sector del pádel a los organismos que regulan y fomentan nuestro deporte.


Ante los recientes acontecimientos que sufrimos en nuestro país desde el pasado 14 de marzo por el COVID-19, en el que nos vimos obligados por Real Decreto al cierre forzoso de todas las instalaciones de pádel, decidimos constituir nuestra asociación con el firme propósito de ayudar a la reapertura de todos los centros de raqueta. De este modo, pretendemos reactivar la industria de uno de los sectores más afectados por esta crisis y, adicionalmente, convertirnos en la entidad que represente y dé valor a todos y cada uno de los gestores de instalaciones de este país.


A raíz de las nuevas medidas publicadas el pasado sábado 16 de mayo, nos ponemos en contacto con usted para trasladarle nuestra inquietud ante dichas medidas por considerarlas inasumibles económicamente por nuestro colectivo. Tal y como se recoge en el BOE del 16 de mayo de 2020, desde la fase II se podrá ‘’proceder a la apertura de instalaciones deportivas cubiertas para la realización de actividades deportivas con las limitaciones que recoge el artículo 42 del capítulo 9’’.

Sin embargo, limita la práctica de cualquier deporte, bajo cita previa, a un máximo de dos personas, siempre sin contacto físico y con una distancia de, mínimo, dos metros. Esta medida tiene como consecuencia la práctica indebida del pádel, ya que como usted sabrá, en su base el juego se practica por parejas. Por otra parte, consideramos que la limitación del aforo al 30% de la capacidad de uso deportivo es insuficiente, ya que la superficie de una pista de pádel es de 200 metros cuadrados para sólo cuatro jugadores.

Por todo ello, desde ANIP nos vemos en la obligación de trasladarle nuestra preocupación en nombre de todos los clubes que representamos y animamos a que se reconsidere la apertura de instalaciones deportivas para practicar el pádel en su normalidad, habida cuenta de que las superficies de cualquier instalación que albergue pistas de pádel, sea cual sea su índole, tienen una relación metros-personas muy superior a las recomendadas por las autoridades sanitarias y deportivas. Hasta la llegada del COVID-19, el pádel estaba en pleno crecimiento al ser uno de los deportes más practicados en España, lo que ha contribuido, entre otros muchos aspectos positivos, a la generación de empleos y aportación a la economía del país.

Con la implantación de las medidas citadas anteriormente se pone en riesgo a un colectivo que cuenta con más de 10.000 trabajadores directos y otros miles indirectos, así como a los diferentes clubes que representan una facturación anual de más de 200 millones de euros, marcas deportivas y otras empresas relacionadas con el sector. Todos ellos, se verán obligados a cerrar si se continúa con la propuesta inicial.

Desde ANIP se está elaborando un informe que recoge las opiniones de profesionales independientes, a través del que pretendemos hacer llegar nuestra propuesta para la toma en consideración de nuevas medidas, que buscan la adaptación del sector a la nueva situación intentando minimizar el impacto negativo. Me permito adelantarle que todas las instalaciones están regulando el tránsito de jugadores y empleados en sus instalaciones para asegurar la distancia mínima de 2 metros, así como adecuando sus centros a las medidas higiénicas necesarias.

Para ello, se ha creado un movimiento denominado #enelpadelSihaydistancia en las redes sociales que cuenta con el apoyo de los principales jugadores profesionales a nivel mundial. Adicionalmente, contamos con el apoyo y la colaboración de la Federación Española de Pádel, con quien hemos trabajado estrechamente las últimas semanas en el protocolo sanitario para la buena reapertura de los clubes a fin de proteger a usuarios y personal.